Classic Bike Guide > Post-war British > Buying Guides

Por Phil Mather > Originalmente publicado en Julio de 2009

http://www.classicbikersclub.com/articles/2012-07/panther-model-100

Hay mucho que puede decirse de folklore de Yorkshire, pero algo a su favor es su ahorratividad. Así sucedió con Phelon & Moore, fabricantes de motocicletas de Cleckheaton. ¿Por qué hacer un nuevo motor, cuando el viejo es perfectamente adecuado? Phil Mather encuentra un Panther Modelo 100, que demuestra esto...

Los propietarios de Panther son un grupo ecléctico. Tomemos como ejemplo el stand de Club de Propietarios en el Show de Bristol. Al lado, el Club de Propietarios Vincent, todo precisión, uniformidad y super mejorado. En el stand de Panther, un combo de sidecar para dos adultos, dos raros e inmaculados Modelo 95 de preguerra y el 'Panbeam' – una intrigante fusión de motor Panther, cuadro de Sunbeam, partes de BSA y pedazos de AMC acabado a un standard que habría merecido el premio a la 'Mejor pintura' en cualquier show de Customs. Entre ellos conocí a Simon Gisborne para escuchar su historia.

“Mi padre era un ingeniero aeronáutico – en Douglas de Bristol y en Fraser Nash Parnell, en Yate, trabajando en las torretas para Lancaster y Sunderland. Mi bisabuelo trabajó para Brunel, primero en colocadores de vías, luego construyendo la estación de Paddington y Crystal Palace. Estuve trabajando en el coche familiar, puliendo válvulas, etc. a una edad temprana, luego toqueteando motocicletas viejas mientras crecía. Me formé como ingeniero eléctrico, pero me di cuenta que no era para mí. Fui al Colegio de Formación de Profesores donde uno de los tutores era platero, algo que realmente me interesaba, así que desarrollé dos carreras paralelas, como tutor y como orfebre. Es ingeniería en miniatura. No hay mucho metal en un ajuste de piedras preciosas; se trata de sostener la piedra firmemente pero discretamente.

Tenía un combo de Panther con sidecar cuando comencé mi primer trabajo. Un invierno,  cayó una nevada espesa y le ofrecí a un aprendiz llevarlo, así que se subió en la parte posterior y partimos. Inmediatamente el combo giró en un círculo completo – él gritó y yo me colgué del manubrio esperando corregirlo, pero sólo se mantuvo girando y encontré que pude controlarlo. Fuimos todo el camino girando en redondo, y al final estaba riendo eufórico a pesar de todo. Tuve otras motos, Velocette, AJS, Francis Barnett y Suzuki. Incluso tuve una Rudge 350 con tapa de cuatro válvulas – eran tiempos cuando las motos viejas eran baratas y fáciles de conseguir. Realmente cambié la AJS por un Golden Flash sólo para usarla con el sidecar. Tuve algunos buenos tiempos con el Panther y ellos están pegados en mi mente y me gusta el aspecto del motor – es una escultura sobre ruedas.”

Así que, alrededor de 15 años atrás, Simon decidió tener otro Panther. Conversando con un vecino propietario de Velocette, bien arriba en la escena clásica, lo convenció de que la moto tendría que estar en marcha, no ser un proyecto en cajas, y como el dinero era limitado, él se fijó un precio tope de £1500. Esta vez quería un solo y quería que tuviera suspensión. Pronto el vecino estaba en su puerta, agarrando una copia de Old Bike Mart, en la que había un Panther modelo 100 de 600cc 1956  para la venta. Estaba en un estado lamentable, pero en marcha y a £1400. Estaba en Halifax, a 240 kilómetros de distancia. Guardada en un garage subterráneo con otras seis máquinas. Ellos eran inteligentes; pero el Panther no. El vendedor lo había rescatado de un depósito de chatarra con la intención de restaurarlo, pero perdió interés. Permanecer al aire libre durante años no le había hecho ningún favor pero nada estaba podrido y todo parecía estar presente. Lo único que no estaba bien era el asiento, pero incluso parecía robusta en una manera cómoda de decir. ¿Qué diablos, los neumáticos tenían aire en ellos y el motor giraba - y era £100 dentro del presupuesto. Simon había encontrado su moto!

Las cosas rara vez van tan fácilmente y, como Simon pronto descubrió, las motocicletas no están en los depósitos de chatarra sin razón. El motor llegó a calentar tanto y ser tan ruidoso, que Simon levantó la tapa y el cilindro para ver qué pasaba. El culpable era un cojinete de biela gastado. Los rodillos (dos filas, corriendo sin jaula entre dos bridas en el muñón de biela) tenían gastados sus bordes exteriores, permitiendo que la biela se tuerza lo suficiente hacia los bordes delantero y trasero para golpear el borde interior de los volantes. Afortunadamente, se había unido al Club de Propietarios y ellos le suministraron un nuevo cojinete que reemplazó con el vecino.

Más preocupante era la tapa de cilindro; las aletas estaban muy corroídas y las roscas externas sobre las salidas de escape estaban muy herrumbradas. Era prácticamente inutilizable y el costo de reparación no llevaba a pensar en ello. Afortunadamente, un contacto de Club tenía no uno, sino tres tapas nuevas.

Con el presupuesto original por la ventana, Simon invirtió en un tubo nuevo de varillas de acero inoxidable, un par de pernos en U de acero inoxidable que sujetan el carter  conjuntamente con el cilindro y la tapa y un conjunto de aros de pistón. Los Panthers son notoriamente pesados en consumo de aceite y éste estaba fumando. Normalmente aros nuevos deberían haber hecho alguna mejora, pero el motor todavía humeaba. Evidentemente, el diametro del cilindro estaba tan gastado como la biela.

Ahora, todavía están disponibles pistones Hepolite originales de falda partida, pero se fabricaron en los días cuando el consumo de aceite alto era un aceptable complemento para usar un Panther. Los motores eran, después de todo, de giro lento, consumidores, más felices cuando acarreaban un sidecar sobrecargado sobre los Apeninos – que es para lo que fueron diseñados.

A principios de los años 30, la preocupación primordial era reducir el consumo de combustible. No cabe duda de que el motor estaba a la altura, y si se quemaba una pinta o dos de aceite en el proceso, entonces qué importaba. Sin embargo, los tiempos cambian y Simon era consciente de que un pistón de un Volvo o un Rover, con un aro moderno, con control de aceite de tres piezas, habría solucionado el alto consumo de aceite. El problema era que nadie podía recordar de qué motor. Simon llevó su cilindro y el pistón viejo a Price Bros, una empresa de ingeniería en Avonmouth, Bristol, y ellos maquinaron un pistón de Volvo y bruñeron el cilindro para adaptarlo. El motor volvió a funcionar sin problemas y ahora el consumo de petróleo no está más, pero Simon todavía no es de los más sabios en cuanto a qué pistón a utilizar. Esto lo ha dejado un poco confuso.

En la carretera el Panther andaba felizmente en cualquier velocidad hasta 65 mph, pero alrededor de la ciudad la  respuesta del acelerador era pobre. Simon dedujo que el culpable era un carburador gastado, que era más de un problema hace diez años, antes que los carburadores Amal volvieran a la producción. Sin embargo, para el vecino no se trata de un problema – hace años había sido un corredor de enduro – y desde las profundidades de su cobertizo trajo un Monobloc bueno como nuevo de exactamente el tamaño correcto. Lo único que hubo que cambiar fueron la aguja y chiclers porque sus motos habían corrido con mezcla, mientras que el Panther tiene que hacerlo con nafta de bajos octanos sin plomo. Por casualidad, su Modelo 100 de 1956 representa lo que muchos consideran el pináculo de desarrollo de los monocilíndricos pesos pesados. Introducido en 1954, la combinación de las horquillas telescópicas con amortiguación por aceite de P&M y un cuadro de brazo oscilante con amortiguadores Armstrong, estaba hecho para un paseo cómodo y estable. Una novedad para 1956 eran las ruedas de 19 pulgadas estandarizadas que incorporan frenos de ocho pulgadas, una seria mejora respecto a modelos anteriores y fácilmente un desafio para cualquier zapata de freno único contemporánea. Por cierto, como Ural hoy, los sidecares producidos por Panther llavaban colocados la misma rueda y freno, por lo que si se llevaba un recambio podría servir para  cualquiera de las tres.

En marcado contraste, el motor se mantuvo sin cambios desde la introducción de la tapa de válvulas cerrada en 1938. La segunda edición del “Libro de Panther” de Pitman, publicada en 1958, lleva una ilustración del motor en corte de 1935 con la nota que "los motores posteriores son fundamentalmente similares". La única diferencia es la sustitución de un Magdyno Lucas, en la parte posterior del cárter, en lugar del magneto original separado y el dínamo montado en el cuadro. Pero condenar el motor como arcaico es ignorar el único atractivo del Panther; Si P&M hubiera agregado un cilindro adicional, colocado en posición vertical en un cuadro con soporte no habría sido un Panther tal como la conocemos.

Simon utiliza el Panther como transporte diario con buen tiempo y se ha sabido que viaja varias millas cuando el clima no ha sido tan bueno. Como la vez que viajó al Rally Nacional del Club de Propietarios en Yorkshire. Llegó a Stafford antes de la lluvia y con una falla de encendido, reduciendo su velocidad máxima a 45 mph – pero se mantuvo andando porque a veces estas cosas se arreglan solas. El clima era todavía malo para el viaje de regreso, y, en tramos cuesta arriba de la autopista era todo lo que podía hacer para mantener 25 mph en la moto. Nueve horas para llegar a casa, empapado y listo para caer.

El magneto tuvo necesidad de atención extrema. Su comercio local, Weymouth Motor Cycles en Frome, Somerset, un tradicional establecimiento con piso de madera manchada de aceite y un dueño llamado Nobby Clark lo revisó y ha estado largando chispas felizmente desde entonces. Ellos también montaron una armadura nueva en la dinamo. Lo demás de la instalación eléctrica estaba en buen estado, por lo que Simon decidió seguir con el sistema original de seis voltios, simplemente conectando una lámpara halógena en el faro como una concesión a la modernidad

Luego llegó el tiempo que, estando de viaje hasta el Valle de Severn, sintió algo raro con la dirección. Descubrió que la tuerca se había salido del eje de la rueda trasera. Antes de los teléfonos móviles, cuando algo se rompía en el medio de la nada significaba una caminata. Simon decidió caminar de regreso por el camino que había venido, con la ínfima posibilidad de que pudiera encontrar la tuerca, pero en su lugar encontró una casa de campo, con un teléfono. Cuando llegó una camioneta de auxilio, el conductor miró la moto, busco en lo profundo de su caja de herramientas y sacó una tuerca que coincidía con el eje. ¿Cómo es eso de la suerte?

Cuando le pregunté qué le gusta más sobre su Panther, dice: "aquí hay algo que no encuentras en otras motos. En la parte posterior de la tapa de distribución, justo por encima de un número, está una letra. En mi moto es una letra 'W' y según los registros de fábrica significa que un muchacho de nombre J. Wilkinson construyó este motor. ¿Cómo es un vínculo tan personal con el pasado? No la restauraré, creo que es más importante preservarla en su estado original. Reparar cuando sea necesario, obviamente, pero mantenerla en el camino."